Organización del Trabajo interior en la Gnosis

Esto de la organización es una de las cosas más importantes y de las primeras que debemos poner cuidado, si realmente queremos avanzar en el autoconocimiento.

Debemos ser organizados sin confundir esto con ser automatizado o estructurado. La organización nos permite, ir realizando las actividades y practicas necesarias para poder sacar adelante nuestro trabajo interior.

Que buscamos como primer Paso en la Gnosis

Lo primero que debemos buscar, es conocer donde estamos fallando. Nosotros como estudiantes Gnósticos, lo que queremos es mejorar nuestra condición humana y Espiritual, por ende, debemos dedicar nuestros primeros esfuerzos en conocer nuestros defectos con la firme intención de eliminarlos, para así poder alcanzar nuestro objetivo.

Es por ello que debemos ser organizados, metódicos y constantes para poder lograr ese objetivo.

Desarrollo del Sentido de Auto Observación Psicológico

La auto observación psicológica es un sentido, así como lo es la vista, el oído, el tacto, el olfato o el gusto. La diferencia con estos sentidos físicos, es que la auto observación es psicológica, ósea es de la conciencia.

Para desarrollar este sentido, debemos ponerlo en práctica a cada momento, hasta que este, se reestablezca como una parte activa en nuestra vida.

Para comenzar, debemos dedicar parte de la atención a observar que estamos pensando, parte de la atención a lo que estamos sintiendo y otra parte a lo que estamos haciendo físicamente.

Realizar un Análisis de Nosotros Mismos

Para poder organizar nuestro trabajo interior, quisiéramos analizar tres fundamentos del análisis que debemos estar realizando de instante en instante. Estos son en lo que pensamos, lo que sentimos y lo que hacemos.

Analizar lo que pensamos

Esto es muy importante, ya que la mente como un vehículo de expresión, de valores, puede albergar dentro a nuestros defectos psicológicos.

Ellos desde allí pueden existir, sin necesidad de manifestarse físicamente, pero creando condiciones para nuestro sufrimiento y el de nuestros seres queridos.

Una persona puede estar enojada con otra y pensar en golpearla, pero no hacerlo. Sin embargo, el ego de la ira, la violencia, la intolerancia, se manifestó en él y por ende deja sus secuelas perjudiciales.

Debemos hacer un análisis diario de lo que son nuestros pensamientos para descubrir en ellos los orígenes de lo que nos están alejando de nuestra conciencia y por ende de nuestra felicidad.

Analizar lo que Sentimos

El sentimiento esta más cerca de la acción que el pensamiento.

Constantemente estamos pensando cosas que no llevamos a cabo, pero cuando una persona siente que tiene que hacer algo, es más fácil que lo realice.

En el ejemplo que dimos en la parte del pensamiento, dijimos que una persona puede al estar enojada con otra, pensar en pegarle, pero no hacerlo. En cambio, si siente que debe pegarle, posiblemente lo haga.

Las emociones mal dirigidas malgastan lamentablemente el potencial de energía que pudiéramos utilizar para hacer grandes cosas en nuestra vida y lograr el éxito.

Hay que analizar a diario, cual es el origen de lo que estamos sintiendo y ahí encontraremos muchas respuestas.

Analizar lo que hacemos o como actuamos

Este debería ser el nivel más fácil de analizar, ya que es el más visible.

Tanto que las demás personas lo perciben y hasta a veces más que nosotros mismos.

El yo psicológico, es aquello que personifica nuestros defectos, por ende, siempre está buscando manifestarse, o lo que es lo mismo personificarse.

Debemos apelar a la humildad, y reconocer que cometemos errores a diario. Analizar cuáles son nuestros patrones de conducta y buscar reconocer en ellos los que no deberíamos de tener más.

Reflexión Serena

Una vez analizado, lo que pensamos, lo que sentimos y nuestra forma de actuar. Debemos buscar reflexionar sobre ello, para ver él porque actuamos de esa forma, porque pensamos de esa forma y porque sentimos de tal o cual manera.

Esto debe ser de forma serena, sin identificarnos demasiado con ello. Así como si estuviéramos viendo una película y queremos investigar su trama. Solo que de nuestra propia vida.

No debemos caer en justificar nuestros actos, esto sería lo mismo que defender a un delincuente que cometió un delito. Pero tampoco sin condenarlo realizando un juicio de valor de ellos. Donde posiblemente algún otro agregado psicológico lo estaría condenando, pero sin contar con la comprensión del mismo.

La Comprensión

La comprensión, es un atributo de la conciencia. Es una manifestación de ella misma, cuando hace aparición en nuestra vida.

Para poder llegar a ella, es indispensable practicar la meditación. Sin la meditación, la conciencia no se emancipa y por ende no puede aparecer aquello que se llama comprensión.

En la meditación, debemos procurar dejar de pensar y luego de un tiempo de práctica. La conciencia hará aparición de forma espontánea.

La Eliminación

Al comienzo, decíamos que lo primero es conocer nuestros errores con la firme intención de eliminarlos.

Para eliminar un defecto, necesitamos de la comprensión y del arrepentimiento sincero.

Para poner un ejemplo, podemos decir. Una persona puede saber que fumar es dañino para él, pero, aunque lo sepa, no es suficiente para que deje de hacerlo. Esto sucede casi todas las veces.

Pero si la persona en vez de saber que le hace daño, entiende que le hace daño, lo dejaría de hacer. Ya no fumaria, porque entiende que eso le hace daño.

Sin embargo, quizá siga sintiendo ganas de fumar, hasta en algunas situaciones de la vida, sienta muchas ganas de hacerlo. Pero si persiste en ello, reflexiona sobre lo que siente y medita sobre ello. Llegará el momento en que comprenda el daño que se ha causado por tener ese vicio y tenga un arrepentimiento sincero.

La persona que tiene un arrepentimiento de algo, jamás en la vida volvería a cometer el mismo error.

Por ende, estaría en condiciones de eliminar de su naturaleza ese defecto.

Esperamos que te haya sido útil este artículo, nos leemos en el próximo. 😉