Comienza un nuevo año y es un momento que podemos utilizar para nuestro progreso, la Gnosis nos enseña muchas cosas que podemos aprender a hacer para lograrlo.

Pero siempre tenemos que tener algo en presente algo, nada crece sin esfuerzo, para todo es necesario poner algo de nuestra parte, un aspirante a la sabiduría lo tiene que tener bien en claro.

Introducción

Nada se da regalado, todo cuesta y lo que de verdad tiene valor en esta vida, como ser la felicidad, la armonía, el equilibrio, la sabiduría, la paz, etc. Hay que conquistarlo con esfuerzo, disciplina y dedicación.

Si tenemos una planta en nuestro jardín, hay que regarla, cubrirla de las heladas cuando hace mucho frio, oxigenar la tierra, abonarla con nutrientes, etc.

Si lo vemos en nuestro cuerpo, hay que darle un buen descanso, así como también una actividad moderada para no ser sedentario, buena alimentación, etc.

Si queremos que crezca un negocio, hay que abrirlo temprano, conseguir buenos proveedores, ver las necesidades de los clientes, etc.

Si nuestro objetivo es sacar un titulo universitario, seria asistir a clase, estudiar, analizar, repasar, preparar los exámenes, etc.

Todo lo que demande un crecimiento, para que sea sostenido y equilibrado requiere esfuerzo y dedicación, es por eso que aquí te traemos 5 puntos sencillos que los gnósticos conocemos y practicamos, para tener en cuenta durante este fin del 2018 y principio del 2019 para ayudar al crecimiento humano y espiritual del hombre.

Analizar las Recurrencias

Este año que ha finalizado en estos días, ha traído eventos en nuestra vida. Ósea han pasado toda clase de situaciones, seguramente algunas agradables y otras desagradables, así como alguna que otra indiferente.

En este punto lo que la Gnosis nos enseña y la vida lo demuestra, es que las cosas vuelven a retornar, a suceder, de forma recurrente.

La vida es una escuela y si no hemos aprendido la lección, se nos volverá a presentar en otra situación similar o hasta idéntica.

Los gnósticos, debemos analizar las cosas que nos han pasado durante un periodo, para conocerlas, analizarlas, estudiarlas, sacar conclusiones de cuales fueron los errores que hemos cometido.

Esto con la intención de aprender de ellos, porque de lo contrario, sería una lección que nos ha quedado inconclusa y por ende la volveríamos a vivir en un futuro.

Si hoy nos peleamos con alguien, puede ser un familiar, un amigo, un compañero de trabajo, posiblemente (Por no decir casi seguro) que mas adelante volveremos a hacerlo.

Es por eso que la Sabiduría Gnóstica nos enseña a que debemos conocer estas situaciones y aprender de ellas mediante la conciencia.

Análisis Retrospectivo

El análisis retrospectivo, es una practica orientada a identificar todas esas situaciones que hemos definido anteriormente.

La Gnosis es una sabiduría extraordinaria que nos entrega esta practica que no por ser sencilla, hay que subestimarla.

Consiste en una práctica de meditación concreta.

Lo que buscamos es comenzar a ver nuestra vida como si fuera una película, desde el momento actual hacia atrás.

Como hemos tenido muchos eventos en un año, debemos centrarnos en los que mas nos hayan marcado, pero sin identificarnos con ninguno, solo viéndolos de forma objetiva.

Así comenzaremos desde el momento que nos hemos puesto a meditar hacia atrás, utilizando la imaginación de forma conciente, que en la Gnosis lo definimos como “imaginar es ver”, no fantasear.

Análisis Reflexivo

Como no podemos analizar todo hasta los últimos detalles, nos tenemos que concentrar en los errores que hemos cometido.

¿Porque en los errores? Porque de los aciertos, no hay mucho que agregarle, ya que si hemos tomado una buena decisión en algo, eso no nos afectaría.

Sin embargo, los errores cometidos, cada día se pueden profundizar más, hacerse más grandes y producirnos mas daño a nosotros o a nuestros semejantes.

Así como una persona que se emborracha un día, quizás después se droga, luego se pervierte, etc.

Nada es estático en esta vida, la vida es movimiento, la gnosis nos enseña que todo avanza o retrocede. Nosotros lo que queremos es avanzar.

El análisis reflexivo, nos permite luego de identificar los detalles que queremos corregir, extraer un poco de luz a esas áreas de nuestra conciencia que permanecen en oscuridad.

Deberíamos preguntarnos:

¿Cómo fueron los eventos?

¿Qué es lo que estaba pensando en ese momento?

¿Qué estaba sintiendo?

¿Por qué actue de esa forma?

¿Cuántas veces he actuado de forma similar?

¿Cuál es el dolor que me ha producido ese error, a mi o a mis semejantes?

Analizando, reflexionando sobre eso, llegará de a poco la conciencia, la sabiduría, la comprensión y con ella fluirá libre la Gnosis como sabiduría. Dándonos la capacidad de poder eliminar esos defectos que nos llevaron a cometer esos errores.

Con menos defectos, menos errores y por ende un mejor año.

Metas

Como decíamos, nada es fácil, pero hay que irse trazando metas.

Vamos a poner un ejemplo sencillo.

Si nosotros nunca hicimos deporte y se nos ocurre un día correr una gran maratón, que son 42Km. Debemos entrenar para poder llegar a correr esa distancia.

Si nosotros nunca hemos corrido, es lógico que al principio no podemos ponernos una meta de correr los 42km.

Pero lo que si podemos es ponernos una meta de correr lo suficiente, como para que sea un esfuerzo para nosotros.

No una distancia demasiado corta que no represente ningún esfuerzo.

Lo mismo debemos hacer nosotros.

Este año deberíamos trazarnos metas.

Cosas que involucren un beneficio para nuestra vida interior.

Recomendamos, Meditar, Vocalizar, Ejercicios Respiratorios, Salidas al Campo, Cultivar Jardines, Escuchar música Clásica, hacer oración, entre otras tantas o prácticas que enseña la Gnosis y nos permiten tener más armonía interior.

Recuerden, metas que involucren algo de esfuerzo, no que sean demasiado fáciles de lograr.

Animo

Los grandes maestros nos enseñan que un aspirante a la sabiduría puede estar triste, pero no desesperado, puede estar alegre pero no eufórico.

No debemos perder el animo nunca, nuestro viaje es largo y es lógico que no se llega al final del recorrido de forma inmediata.

Es por eso que dentro de las metas que hemos planteado trazarse en este año, están aquellas que pueden brindarnos un cambio de nuestros estados internos, para poder recibir en nuestro corazón, nuestra mente y nuestra conciencia el estimulo que uno necesita para seguir adelante.

Si nosotros nos proponemos escalar una montaña muy alta, quizás llegando mucho antes de la sima, sentiríamos que estamos muy cansados.

Algunos quizá dejarían de subir por este mismo hecho.

Pero si uno persiste, con tenacidad, con voluntad, con decisión y logra llegar a la sima, sentiría una alegría muy grande, una satisfacción muy grande.

Así es esto del autoconocimiento, cuando parece que no se logra la meta, quizá es que estamos muy cerca.

Solo hay que persistir hasta el final.

Que nunca dejemos decaer nuestro ánimo, nuestro entusiasmo, nuestra anhelo de despertar al sabio que radica en nuestro interior.